PERRO LOBO CHECOSLOVACO

CRIADERO F.C.I. 20496

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

 
  
 
 
 A través de nuestras páginas usted puede saber todo lo referente al perro lobo checoslovaco. Pulse en los iconos del menú para conocer más sobre el estándar de la raza, sobre el primer artículo escrito del plc o sobre algunas de las enfermedades del perro lobo checoslovaco.   
 

  
 Además de la información anterior , podríamos decir que el carácter del perro lobo checoslovaco va sufriendo una evolución desde que nace hasta que muere. Intentaré hacer una síntesis de las etapas y sub-etapas de nuestro fiel amigo.
 
 
          Existen tres grandes grupos donde podríamos englobar su comportamiento, que a su vez, pasan por diversas etapas dentro de las mismas, serían  la edad de cachorro, joven y adulto. Los tiempos y las edades pueden variar ostensiblemente de un individuo a otro ya que existen causas externas como la socialización, adiestramiento, los propios dueños, otros perros en la manada, etc, que pueden hacer que las etapas del perro puedan variar:
     
  1. Cachorro  .- Desde que nace el cachorro comienza su gran carrera por el crecimiento sano y el conocimiento que le llevará a su pleno desarrollo como un perro adulto . Podemos abarcar ésta fase desde su nacimiento hasta una edad cercana a los 12 meses, sufriendo dentro de ésta etapa las siguientes fases:
   
  • Impronta: es la primera y quizás la más importante de las fases de su vida y la que connotará en gran medida su comportamiento en el futuro. A los 15 días de vida nuestro cachorro abrirá los ojos y despertará su interés por todo lo que tiene a su alrededor, padres, hermanos, dueños, ruidos, olores, etc, Dura hasta las 7-8 semanas y es aquí donde mayor trabajo tenemos que hacer para enseñarle que todo lo que le rodea es algo bueno y que no ha de tener ni miedos ni desconfianza frente a ello. Es la edad en la que nuestra socialización es muy importante para habituarle a lo que será su día a día, su relación con los humanos, perros, animales, ruidos, coches, etc.

 

  • Puppy: lo he llamado así a una edad en la que su afán es el de experimentar y conocer todo lo que tiene a su alrededor, incluso probablemente nueva familia, nuevo hábitat , nuevos congéneres, etc., una edad en la que el cachorro querrá conocer cual es su sitio dentro de la nueva manada e intentará luchar con lo que su naturaleza le dicta para encontrar dicho lugar. Podemos ver algunos actos de "rebeldía" donde cogerá un juguete y no lo soltará, donde intentará imponerse a sus hermanos, donde querrá moverse por todas partes sin límites, morderlo todo, probar de todo, etc. Esta sub-fase entre los 2 - 6 meses veremos un crecimiento a un ritmo muy rápido donde el aporte de alimento, proteínas, calcio, es importante y donde también hay que respetar mucho las horas de sueño ya que a través del mismo se libera la hormona del crecimiento, tan necesaria en éstas edades.

 

  • Cachorrón, nombre que elijo y que muchos se sentirán identificados con esos perretes entre los 6 a 12 meses donde en la naturaleza comenzarían a salir con los padres a las primeras partidas de caza, les acompañarían en los traslados mas largos y donde empiezan a comprender cual será su sitio. Es una de las edades donde nos podemos encontrar con mas destrozos, cosas rotas, jardines desolados, etc.

 

       2.  Joven . Es quizás la etapa de la desesperación de muchos dueños. El perro cada vez tiene mayor tamaño, fuerza, actitudes y empieza a comprender todo esto, entre los 12 y 18 meses, esa "Edad del Pavo" desespera a cualquiera. Tienen y necesitan mucha actividad, su esqueleto y músculos han alcanzado unas proporciones y dureza suficientes como para que puedan realizar traslados largos, ejercicio abundante, un adiestramiento más serio y enérgico, una etapa en la que también se repetirán momentos en los que nos puedan poner a prueba , momentos de testarudez que habremos de atajar, y donde una regular obediencia será nuestra manera de ayudarnos mutuamente. También es en ésta etapa donde podemos encontrarnos con una "regresión" y que muchos dueños pueden no entender por qué pasa, una fase en la que de repente como si todo el trabajo anterior no hubiera servido de nada, empieza a tener miedos, al coche, a desconocidos, a los ruidos, a otros perros, etc. Es bastante frecuente y no hay que alarmarse pero si que hay que continuar con el trabajo que veníamos realizando e ignorando algunos de esos comportamientos y esperar a que transcurra. Pasados unos meses si hemos seguido trabajando, todo volverá a la normalidad.
 
        3.  Sub-Adulto . Una etapa que suele oscilar bastante entre unos ejemplares u otros así como entre hembras (mas tempranas) a machos (más tardíos).  Una edad en la que empezaremos a ver algunas pautas hasta ahora desconocidas que en muchas ocasiones inesperadas nos dejarán sorprendidos. Un tiempo en el que empezaremos a ver cómo comienzan esas riñas con otros ejemplares, esas broncas cuando nos juntamos con otros perros, y donde ya contando con un cuerpo completamente desarrollado, el animal desea ser mas adulto de lo que su mente le permite.
 
         4.  Edad Adulta
   
  •       Primera edad 2 - 4 años.  En un estado digamos salvaje, a comparación con sus ancestros los lobos y a quien tanto se parecen, sería la edad en la que definitivamente se separan de su manada, de sus padres con los que han convivido y empiezan a hacer méritos para consolidarse y formar una nueva manada. Mucho más interés por las hembras, más sosegados en el hogar, empiezan a marcar territorio en el caso de los machos y comienzan a procrear en el caso de muchas hembras. Adultos pero algo inseguros todavía. Hay que prestar especial atención a esta edad pues son muchos los propietarios que ya con dos años los consideran erróneamente adultos pensando que el carácter y comportamiento de ahora, van a ser los definitivos-

 

  •       Adultos. A partir de los 4 años en el caso de los machos y un poco antes en el caso de las hembras es cuando podemos hablar de perros completamente formados, no solo físicamente pues hace tiempo que lo son, sino también psicológicamente. La dominancia, tan presente en esta raza, se ha reforzado y para quedarse. Se admite mucho menos, prácticamente nada, la presencia de otros individuos sobre todo del mismo sexo. Notamos al animal distinto de como lo habíamos visto hasta ahora. En el mayor numero de individuos, la parte del juego con otros se acaba pasando a "no ser juegos" y querer dominar seriamente al otro. Sin embargo, la vida dentro del hogar pasa a ser mas tranquila, ya sin prisas, conociendo de antemano cuando le toca cada cosa y que tiempos hay que esperar para ellas. Sin duda alguna nos encontramos dos caras dentro del mismo perro, la de dentro del hogar y la de fuera.
 
          5. Vejez.   Para ésta etapa no me atrevo a poner fechas ni limites ya que es muy variable y habrá de depender en gran medida de la vida que haya podido llevar el animal, sus costumbres, hábitat , número de veces que haya procreado, la propia salud del individuo, etc. Es la edad de la jubilación donde ya no habremos de criar con el/ella, donde sin duda alguna la opción de la castración podría ser un aliado y un beneficio para el.
 
  
 LA SALUD EN EL PERRO LOBO CHECOSLOVACO
 
 
 DISPLASIA DE CADERA  /  MIELOPATÍA DEGENERATIVA  /  ENANISMO PITUITARIO
 
 
El perro lobo checoslovaco es una raza particularmente fuerte frente a las enfermedades comunes que encontramos en otras razas caninas como puedan ser, parvovirosis, moquillo,leptospirosis, etc.
 
Sin embargo, la consanguiniedad excesiva presente, hace que afecciones como la displasia de cadera y codo (heredada del pastor alemán), la mielopatía degenerativa y enanismo principalmente, sean su "talón de Aquiles". Las buenas prácticas en la reproducción y en la elección de ejemplares son la mejor "vacuna" de protección que les podamos dar.
 
Vamos a desarrollar las dos principales:
 
Displasia
 
 

La Displasia de Cadera es la enfermedad osteoarticular más frecuente en perros, es  una enfermedad típica de perros de razas grandes y medianas, menos frecuente en razas pequeñas.

Se presenta con una mala congruencia de la cavidad acetabular (cadera) con las cabezas femorales que pueden aparecer luxadas o sub luxadas, es decir, fuera de su lugar natural. La cabeza del fémur al no tener un buen recubrimiento "baila” y esto produce estrés, inflama y debilita la articulación y los tejidos periarticulares.

Es muy frecuente que aparezcan cambios degenerativos de Osteoartrosis. La osteoartrosis que aparece debido a la displasia causará los problemas de inflamación, dolor, que a su vez harán que el perro cargue más peso en las manos, menos en los posteriores y por lo tanto use menos los posteriores y aparezca una clara atrofia muscular en el tercio posterior que agravará los síntomas.

Los síntomas varían un poco dependiendo de la raza y sobretodo de la edad del perro, debemos pensar que para el diagnóstico se realiza una radiografía en distracción, es decir con el perro tumbado hacia arriba y tracción simétrica en los miembros posteriores, normalmente con el perro anestesiado o muy sedado, pero no siempre los síntomas guardan correlación con el resultado de la radiografía.

A veces observamos perros con mucha displasia y que presenta poco dolor o incluso nada y también el caso contrario, mucho dolor con un resultado en la exploración radiológica que no es tan malo. El dolor depende más de la inflamación de la articulación (sinovitis) entre otros factores que de la displasia en si.

A partir de los 5 o 6 meses, empiezan los signos de alerta, el perro se para mal (saca una pierna hacia fuera), tiene dificultad para mantenerse en pie, no carga peso en los posteriores, pueden tener signos de dolor después del ejercicio, resbalar, caerse, cambiar el humor de forma súbita, volverse más agresivos, rehuir la presencia del propietario cuando acariciarle y presentar la marcha típica del perro con displasia que es el balanceo de la parte posterior y la carrera como un conejo. A veces al final del crecimiento los síntomas desaparecen o se minimizan mucho, quedando como único signo claro la marcha en balanceo.

La displasia de cadera tiene claros índices de heredabilidad, aunque muchas veces los perros son portadores pero no desarrollan displasia de cadera, no están claros todos los factores tanto ambientales como el desarrollo rápido y la nutrición como genéticos ni sus mecanismos de acción y podemos ver hijos con displasia de cadera de padres normales e incluso viceversa, aunque no es muy ético hacer criar a padres enfermos.

El exceso de peso, una dieta no variada donde los perros puedan escoger son factores que han demostrado que aumentan las posibilidades de padecer la enfermedad. El periodo más crítico del desarrollo de esta enfermedad es entre los 3 y 8 meses, la reducción de la ingesta calórica y un ejercicio regular sin mucho impacto podría ser una decisión interesante para evitar la displasia de cadera en esta fase.

En los perros mayores, los problemas vienen determinados como consecuencia de la artrosis que presentaran, los síntomas más típicos son la dificultad para levantarse, la marcha en balanceo de las caderas, observamos que carga mucho más peso delante y que camina ayudándose de las extremidades anteriores (remando más que propulsando), tienen muchas dificultades para ponerse sobre los posteriores, subir escaleras, entrar al coche o subirse al sofá. En la imagen podemos ver la posición típica que adopta un perro con artrosis de cadera, con las patas abiertas para aumentar la base de sustentación y la cabeza hacia delante para cargar más peso en la parte anterior, también se puede apreciar la atrofia muscular que existe en los posteriores.

A veces presentan cojera que desaparece después de caminar un breve período de tiempo, que se sufre más por la mañana al levantarse sobre todo si no se ha descansado de forma correcta o sobre un colchón adecuado, las extremidades las suelen colocar flexionadas mientras caminan, sus pasos son cortos ya que les duele la extensión de las caderas y presentan un desarrollo de la masa muscular de los posteriores (atrofia) muy importante. Los tiempos de los paseos se reducen mucho, el perro se sienta o se tumba y no quiere salir a pasear o para mucho durante el paseo.


Aunque existen diversas clasificaciones, la Federación Canina Internacional se basa en esta clasificación:  

  • A        Ningún signo de displasia.
  • B        Articulaciones de cadera casi normales. 
  • C        Displasia ligera.
  • D        Moderada o media
  • E        Grave

         

    Aunque existen métodos quirúrgicos: escisión del músculo pectíneo, triple osteotomía de cadera, artroplastia de la cabeza femoral, forage, prótesis de cadera… al final el tratamiento es puramente paliativo, incluye la farmacología: antiinflamatorios y protectores de cartílago, reducción de peso, ejercicio moderado y sobretodo regular, la fisioterapia puede ayudar mucho a desarrollar mejor la musculatura sin dolor a sacar tensiones y eliminar compensaciones que el perro ha realizado,  mejoras en el entorno: dormir en un buen colchón por ejemplo el colchón para perros mayores, no pasar frío ni exponerse a mucha humedad, y todos los tratamientos coadyuvantes como son la acupuntura, masajes, reiki, flores de bach…

    Podemos ayudar de muchas manera a nuestro perro con displasia de cadera, el ejercicio físico regular nos puede ayudar mucho a mejorar la masa muscular que nos puede hacer soportar mejor la mala congruencia articular, la fisioterapia y los masajes permiten tener siempre al perro en un estado muscular correcto, los protectores de cartílago retrasan la aparición de la artrosis, los antiinflamatorios evitan o reducen el dolor, podemos proteger al perro del frío con mantas térmicas y en caso que el perro le cueste levantarse ayudarlo con arnés para posteriores, es importante que el perro se sienta cómodo y que le estimulemos a moverse y hacer ejercicio.

     
     
    Mielopatía  Degenerativa o DM (abreviatura del inglés degenerative myelopathy )
     
     

    Es una enfermedad degenerativa de la médula espinal también llamada "Mielopatía Degenerativa del Pastor Alemán" en virtud de la ocurrencia de casos particulares en esta raza. Sin embargo, es una enfermedad descrita en otras razas, especialmente grandes o gigantes; también puede darse en el gato.
    La MD da lugar a los primeros síntomas clínicos entre las edades de 5 y 14 años, pero también puede ocurrir en animales más jóvenes. Se demuestra predilección por sexo.


    Etiología
     
    La causa es todavía desconocida.
    Hay varias hipótesis, pero ninguna ha demostrado una evidencia científica confiable.
    Estas hipótesis van desde la más fiable que habla de deficiencias nutricionales y problemas degenerativos y mecanismos autoinmunes. De hecho, para apoyar la primera hipótesis, en algunos pacientes con DM se ha descrito una enteropatía crónica concomitante asociada con la proliferación posterior anormal de bacterias en el intestino delgado, mala absorción y reducción de los niveles sanguíneos de vitamina E y vitamina B12.
    Sin embargo, la administración de vitamina B12 por inyección en los perros, resultó ineficaz para frenar el desarrollo de los síntomas.
    Además, un estudio reciente con 25 perros con mielopatía degenerativa, excluye las deficiencias de vitamina E de las posibles causas de la enfermedad.
    La hipótesis de la inmuno mediada, sin embargo, se apoya en el hallazgo de alteración de las respuestas mediadas por células y infiltrado linfocitario en varios órganos en perros con mielopatía degenerativa.
    Algunos autores, por último, creen que es una enfermedad degenerativa en el desarrollo tardío de base genética.

     

    Los síntomas clínicos
     
    Los déficits propioceptivos son significativos, dada la ataxia de las extremidades traseras y paraparesia leve.
    La falta de coordinación es mucho más evidente en la parálisis. Este aspecto permite al médico para avanzar hacia una sospecha de mielopatía degenerativa, más que a otras enfermedades de la médula ósea.
    La ausencia de una respuesta dolorosa a la palpación de la columna vertebral y el conjunto de factores tales  como respuestas insignificantes al tratamiento con AINES o corticoesteroides, y la incapacidad del propietario para determinar el inicio de los síntomas, apoyan la sospecha de mielopatía degenerativa.
    En el examen de los puntos reflejos espinales en las primeras etapas de la enfermedad, se observa normo o hipereflexia patelar y en los más avanzados hiporeflexia lumbar.
    El control de esfínteres suele ser preservado.
    La evolución de empeoramiento progresivo de los síntomas clínicos, se produce en un período de entre 6 y 36 meses, pero en promedio se establece paraplejia en 12 meses. En este caso, muchos de estos pacientes son sometidos a la eutanasia.

    Diagnóstico
     
    Mielografía de la médula espinal torácica y lumbar para excluir patologías de compresión y el examen del líquido cefalorraquídeo son convenientes para asegurar el diagnóstico.

    Tratamiento
     
    No hay ningún protocolo de tratamiento de probada eficacia.
    Se utiliza una combinación de ejercicio, suplementos de vitamínicos y el ácido amino-caproico.
    Natación moderada y la terapia física son útiles en la prevención de la atrofia por desuso de los músculos de las patas traseras.
    Las vitaminas del complejo B y vitamina E reducen la degeneración del sistema nervioso.
    El ácido amino-caproico parece frenar la progresión de la enfermedad en función de su actividad antiproteasa.
    El uso de corticoides, las dosis de inmunosupresores, se va a utilizar sólo en períodos de tiempo limitado y en la recurrencia de los síntomas.
    El pronóstico de estos animales es malo.

    Existen productos en el mercado como el biko braceo las mantas térmicas especialesque pueden ayudar a mejorar la deambulación, mejorando los signos clínicos, reduciendo la ataxia, no "curan" la enfermedad pero si mejoran la sintomatología.


    Neuropatología
     
    Las lesiones histopatológicas se extendieron a la sustancia blanca de la médula espinal. Estos pueden afectar todo el hueso, pero generalmente se concentran en los segmentos de caudal lumbar torácico y craneal.
    Algunos autores excluyen la participación del cerebro, sin embargo, recientemente se han visto lesiones aisladas del tallo cerebral su implicación y consideración clínica todavía no está clara.
     
    Fuente:
    Dra. Annaluce Costabile
 
 Enanismo
 
 El enanismo pituitario de los caninos constituye una endocrinopatía ocasionada por la deficiencia de hormona de crecimiento. Dicha afección puede ser de origen congénito o adquirido. Los cachorros presentan, como rasgo característico, un retraso en el crecimiento el cual comienza a hacerse evidente a partir del primer mes de vida. Luego de esta edad comienzan a aparecer paulatinamente otras manifestaciones como por ejemplo languidez, falta de vivacidad y alteraciones en el pelo y la piel. Los diagnósticos diferenciales incluyen endocrinopatías congénitas como hipotiroidismo, hiper e hipoadrenocorticismo y causas no endócrinas como estados de desnutrición. El diagnóstico definitivo de enanismo pituitario requiere la realización de la prueba de estimulación con xilazina. En perros normales se produce un ascenso de GH plasmática a los 30 minutos aproximadamente de la administración de la xilazina para luego retornar a sus niveles basales. Los enanos pituitarios no responden a esta prueba de estimulación. El tratamiento del enanismo pituitario se basa en la administración de GH porcina o bovina. Una alternativa terapéutica es la administración de progestágenos para inducir la producción ectópica de GH desde la glándula mamaria. En este trabajo se describen las características clínicas, diagnósticas y terapéuticas más relevantes del enanismo pituitario congénito. Por último, se realiza una breve discusión del estado actual del diagnóstico de esta endocrinopatía en los caninos.
 
 
 Las diversas prácticas de endocría, es decir de cruzamientos de animales de igual línea sanguínea, realizada por muchos criadores de razas puras, han llevado a un incremento en la presentación de enfermedades endócrinas congénitas, entre ellas se encuentra el enanismo pituitario. Esta endocrinopatía es ocasionada por una deficiencia de hormona del crecimiento (GH) y fue descrita inicialmente en el Pastor Alemán. En esta raza se comprobó además su carácter hereditario, ya que se transmite por un gen autosómico recesivo 1,4,15,16. La GH es una hormona polipeptídica secretada por las células somatotrópicas de la adenohipófisis, siendo regulada su secreción por la hormona liberadora de GH (GHRH) y somatostatina, ambas de origen hipotalámico. Estas dos hormonas controlan de manera precisa la secreción de GH con el propósito de satisfacer las demandas del cuerpo desde la vida fetal hasta la pubertad, así como las necesidades metabólicas del adulto
 
 
 
 

           

contador de visitas

              Primer Criadero de la Comunidad de Madrid

Seleccionamos los mejores reproductores para nuestras camadas.